¿Qué es la Globalización?

¿QUÉ ES LA GLOBALIZACIÓN?
Falacias del globalismo, respuestas a la globalización Ulrich Beck

(Esto es un resumen de esta obra, que explica perfectamente todos los aspectos del fenómeno de la globalización)

Aprecio el trabajo de Beck, por lo completa que está su definición de lo que es la globalización. Sin embargo, no es la única obra que he leído sobre el fenómeno, y si cualquiera quiere encontrar respuestas puede encontrarlas en obras más sencillas como la de José Luís Sanpedro, El Mercado y La Globalización, que, a pesar de que sólo se centra en uno de los aspectos de la misma, es muy accesible a todo tipo de lectores. La obra de Beck es pomposa y complicada, y si a esto le sumas una cuestionable traducción del alemán al castellano, esta se hace tortuosa y realmente difícil y costosa de leer; más aún de comprender. Cabría decir que, por un intento de hacer más comprensibles sus explicaciones e interpretaciones de lo que es la Globalización, pone un sinfín de ejemplos. Me ha parecido ciertamente sospechoso el hecho de que cuando se dedica a copiar citas de otros autores (como uno de los textos de Bauman), estos sí son verdaderamente comprensibles. Probablemente, la razón de esta sensación mía que me ha impedido disfrutar plenamente de la obra (que tenía elementos verdaderamente interesantes), sea el carácter altamente académico del autor; puede que no esté realmente destinada a un alumno de primero de carrera. Por el contrario, no he aprendido nada realmente importante nuevo, ya que lo expuesto en ella tan solo me han servido para recordar cosas que ya sabía sobre este fenómeno del Mundo Global.

Así, la primera parte del libro es claramente una breve introducción muy general al fenómeno, que aporta los rasgos identificativos de este nuevo mundo, problemas como el de la pobreza, la revolución de los medios de comunicación, la red de mercados financieros y el poder de las multinacionales, la defensa universalizada de los derechos humanos, los problemas ecológicos y de conflictos localizados… Procesos que han cambiado el mundo, que han quitado soberanía a los Estados nacionales y que conciencias a la población sobre futuros (o ya presentes) problemas que quizás no tengan solución.

Los medios de comunicación han ganado terreno a esos Estados nacionales protegidos de antaño (o no tan antaño), la comunicación global no tiene fronteras, porque las traspasa. El daño al medio ambiente se ve fuertemente criticado y se lucha contra grandes imperios invencibles; a menudo la parte ecológica de la globalización combate con la económica, una economía virtual que ya no se caracteriza en dinero físico ni en objetos, que “vuela” de un rincón a otro del planeta en fracción de segundos (o instantáneamente); una economía que no parece tener barreras, porque no existe ningún marco reglamentador, pues los Estados se ven incapaces o temen ponerles normas. No hay lugares, todo está cerca y a menudo el mercado funciona en un no-lugar, en sistemas informáticos, en ningún lugar y en todos a la vez. La globalización es multicultural, o intercultural, es un espacio en dónde se entremezclan culturas en distintas regiones del mundo. En definitiva, la Globalización tiene multitud de caras, distintas dimensiones: es comunicativa, ecológica, económica, cultural, política, etc. La Globalización siempre ha existido aunque se desconociera, los sociólogos no se ponen de acuerdo de cuándo pudo haber nacido la globalización económica.

Quizás autores como Marx, en el Manifiesto comunista, fueron los primeros, sin saberlo, de realizar una sociología de la globalización; como dice Beck, “no existe una sociedad global, sino por lo menos dos en recíproca competencia: la sociedad de los Estados (nacionales) y la de las múltiples organizaciones transnacionales, actores, grupos e individuos varios […]”. El espacio ya no existe, elementos como el mundo africano ya no corresponden a un lugar, sino a una cultura, a una raza, a una música, a un modo de vida… que están esparcidos por el mundo, es una “comunidad imaginada”, una identificación con un grupo y unas raíces. Es fruto de un viaje continuo por el mundo de partida, llegada e integración (o no integración); las migraciones en el mundo globalizado son frecuentes, debido en gran parte por el malestar de parte de su población, pero también por la posibilidad de migrar, por su facilidad; se crean organismos de carácter social internacionales para su integración en el nuevo medio.

El capitalismo se ha convertido en el motor de la Globalización, autores como Wallerstein introducen nuevos conceptos: sistema mundial o sociedad del riesgo. Riqueza y pobreza han dejado de estar localizadas en un lugar concreto. Habitualmente diversos autores escriben sobre solo una dimensión de la globalización. Wallerstein nos habla de una economía regida por la maximización de los beneficios, pero de la existencia de unas estructuras estatales que impiden el funcionamiento libre del mercado y que el elemento central de la economía capitalista se centra en el trabajo en condiciones de explotación de la semiperiferia o de los países periféricos pobres. Se idean nuevos modelos para controlar o hacer fluir el mercado porque surgen crisis periódicas que agudizas las fuertes desigualdades. La brecha entre la riqueza y la pobreza se hace cada vez mayor. Wallerstein se teme lo peor, el posible colapso del sistema mundial.

A nivel político, la estructura de los Estados nacionales se descentra permitiendo que compitan “una gran pluralidad de actores transnacionales y nacionales-estatales” o que cooperen entre sí. Esto es posible solo gracias a la mejora de los medios de comunicación; son posibles las organizaciones transnacionales, las empresas transnacionales, todos sufrimos los problemas y crisis que puedan causarse al otro extremo del mundo, se realizan eventos transnacionales (mundiales, guerras, programas de televisión, elecciones presidenciales…) que pueden ser seguidos por todo el mundo, se crean comunidades transnacionales que no están en ningún lugar o están en todos al mismo tiempo. Algunos opinan que esto ha permitido una mayor unión entre los Estados de hoy. Pero el mundo gana conciencia del peligro que corre, un peligro ecológico que está afectando en mayor medida – todavía – a las regiones pobres; lo daños medioambientales causados por la riqueza se distribuyen por igual por el planeta, pero solo los pobres parecen ser afectados.

Las empresas siguen luchando, no obstante, para controlar el mayor número de aspectos del mercado (las empresas telefónicas tratan de controlar el mundo de la televisión y viceversa). Las empresas se re-localizan allí donde es más barato producir, con la única idea de maximizar los beneficios, parece que en el mercado todo vale, y no es nada imponer un control sobre ellas.

Surge con Robertson el concepto de glocalización, lo global y lo local no se excluyen, sino que se complementan, es un complejo proceso de diálogo entre culturas que se entremezclan. La comunicación, por el contrario de lo que pueda parecer, permite a los individuos identificarse en símbolos culturales comunes (sub-culturas que pueden respetarse o excluirse, tolerarse o pretender la eliminación del otro). Pero a la vez muchos símbolos, modos de vida, de gobierno, formas de vestir, etc. se generalizan. Al nivel del poder, éste se descentraliza, las comunidades ganan poder al Estado nación, pero a la vez éste se orienta hacia fuera y se une a organismos supranacionales, espacios de diálogo, espacios económicos, espacios políticos… Bauman nos propone una triste visión del mundo en dónde la riqueza se globaliza mientras la pobreza se localiza; unos gobiernan el mundo mientras los otros se hacen cada vez más innecesarios, parias sin destino alguno. La libertad es cosa de ricos. Los pobres han dejado de ser necesarios para producir, los ricos ya no necesitan de los pobres para seguir ganando capital, el obrero asalariado ha sido sustituido por la máquina debido al avance tecnológico que ha sido alcanzado. Ya no parece haber solución alguna a este contraste entre el rico y el pobre, es una batalla perdida en dónde la solidaridad sólo frena lo inevitable.

Y es que la pobreza no corresponde sólo al Tercer Mundo. El Cuarto Mundo está compreso en el primero. Se descubre que “el capitalismo destruye el trabajo” y la causa del paro no es otra que la flexibilización del mercado laboral; cuanto más trabajo hay, este es peor remunerado y por lo tanto los individuos no tienen más remedio que buscar más trabajos, tienen que pluriemplarse (y esto no hace más que estresar al individuo, y por lo tanto cae la productividad). La sociedad de los servicios no es, pues, la solución. Europa debe buscar la solución a este conflicto en la especialización de los ciudadanos. Los trabajos sin futuro, los trabajos basura, impiden al trabajador ganar experiencia. Da la sensación, que la solución a esto está en la supresión de puestos de trabajo, en lugar de en la creación de otros. Quien ni tiene un trabajo bien remunerado en una democracia no puede participar con libertad en el mercado, no puede comprar, carece de seguridad material y por lo tanto la libertad política no puede existir, no hay por lo tanto democracia alguna.

 

La Globalidad es una realidad que es irrenunciable, no hay vuelta atrás; es además, como ya he demostrado, multidimensional, policéntrica, contingente y política. Pero a Beck sólo le queda un tema que zanjar. Hay que caer en el error de las teorías neoliberales que pretenden el dominio del mercado mundial: el globalismo ha de ser evitado, pues se centra en sólo un aspecto de la realidad, el económico. Surge un nuevo modelo de Estado, el de los Estados transnacionales, que no hay que confundir con internacionales y supranacionales, son Estados glocales que, como dice Beck, “se comprenden según el principio diferenciador incluyente como provincia de la sociedad mundial”, su pretensión es la de subir de status con respecto al resto de Estados. Pero ha de ser exigida la colaboración transnacional, la política excluyente es negativa, mientras que la colaboración transnacional “vivifica”. El error globalista sitúa a la globalización económica muy atrás con respecto al resto de aspectos de la misma, se encuentra en una etapa mas bien de internacionalización y no globalización. Beck entiende al globalismo como “un virus mental que se ha instalado en el interior de todos los partidos, de todas las redacciones, de todas las instituciones; su dogma no es que haya de actuar económicamente, sino que todo – política, economía, cultura – ha de supeditarse al primado de la economía”. Pero la Globalización NO EXIGE la aplicación de las leyes del mercado mundial, que el capitalismo sea el motor ACTUAL de este fenómeno no significa que este pueda pasar a segundo plano o incluso desaparecer, al igual que el motor de un vehículo pueda ser sustituido por otro. Cree el globalismo en un McWorld homogéneo, la Globalización significa diversidad, capacidad de diálogo. El globalismo provoca miedo y paraliza políticamente haciendo que los partidos e ideologías opten por posiciones proteccionistas, cuando las nuevas tecnologías, la desaparición del trabajo, podrían significar la apertura hacia una libertad enorme del ser humano.

 

La globalización significa en definitiva una diversidad de culturas, de ideologías, religiones, etc. que pueden convivir con respeto mutuo. Las nuevas tecnologías abren el camino hacia el diálogo. Es un fenómeno inevitable, y por lo tanto hay que adaptarse a él; no hay cabida para el rechazo, todo evento local puede afectar y afecta globalmente. Los partidos del mundo democrático han de conocer todas las posibilidades que concede la sociedad global, y hay que evitar en definitiva las ideas globalistas. Son estas las respuestas que puede dar Ulrich Beck. El Estado transnacional ha de imponerse, es la transformación de lo local en global y de lo global en glocal. Todo esto es la Globalización.

Anuncios

Un comentario en “¿Qué es la Globalización?

  1. “¿Qué es la Globalización? | Pensamiento Político” was indeed
    a remarkable article. If it had even more pictures this might be possibly even a lot
    better. All the best ,Carson

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s