“La militancia, un valor seguro”

PROPUESTAS PARA UNA MEJORA DE LA
DEMOCRACIA INTERNA, LA PARTICIPACIÓN  
Y LA TRANPARENCIA EN EL PSOE

Documento elaborado por la militancia socialista en el seno de la
Agrupación de Distrito El Pla del Real (Valencia), estructurada en
Grupos de Trabajo. Enero de 2012.

Aprobado por unanimidad en la Asamblea Extraordinaria de la
Agrupación de Distrito El Pla del Real (Valencia) el jueves 12 de
enero de 2012.

INTRODUCCIÓN

El PSOE es un partido democrático con 132 años de historia que nació con el propósito de representar y defender los intereses de la clase trabajadora nacida de la revolución industrial del XIX y que desde entonces ha sabido adaptar sus ideas y propuestas al tiempo social, político y económico que le ha tocado vivir, sin olvidar la vertiente de transformación social desde un espíritu progresista y compatible con los valores tradicionales del socialismo como la libertad, igualdad y solidaridad.

Todo ello nos ha llevado a encabezar la defensa de los derechos humanos y sociales, y ser partícipes de nuevos derechos de ciudadanía, sobre todo impulsados en las etapas en las que el socialismo ha gobernado España.

La militancia socialista defendemos un PSOE plenamente democrático y transparente en su funcionamiento interno. Consideramos que éste debe regirse con criterios que hagan real una auténtica democracia interna que permita la igualdad efectiva de toda la militancia, desde la concepción de que todo el conjunto de militantes somos necesarios y corresponsables en el proyecto común socialista en el que creemos y por el que trabajamos día a día. Por ello, resulta necesario, en este contexto, ofrecer alternativas para mejorar tanto en materia organizativa como en relación a una ética responsable, compatible con el ideario socialista.

Propugnamos que nuestro partido, articulado en agrupaciones, y con ello los órganos de dirección y representación, sean un campo abierto al debate, a la participación, a la necesaria renovación de ideas y de personas, que seamos capaces de integrar a los sectores sociales progresistas, a colectivos de población inmigrante y, de forma especial, a la juventud en el proyecto de transformación social que representa el PSOE. Así, queremos que nuestro partido reconozca y refleje en todos sus niveles organizativos la diversidad existente, no sólo en nuestra militancia sino también en nuestra base social y electoral.

Consideramos necesario que exista un auténtico pluralismo en todos los órganos ejecutivos, deliberantes y de control del partido que, aplicando la fórmula de la mayoría corregida y la paridad, permita integrar la diversidad, tenga en cuenta criterios de proporcionalidad y evite exclusiones carentes de toda ética política.

Por todo ello planteamos el documento “LA MILITANCIA, UN VALOR SEGURO”, presentando una serie de propuestas concretas con el ánimo de sumar voluntades, desde la base que son las agrupaciones, reafirmando el valor de los Estatutos Federales, emanados del 37 Congreso Federal (mayo de 2008) y proponiendo la modificación de alguno de estos artículos en aras de mejorar la participación, la transparencia y la democracia interna de nuestro partido.

1. MECANISMOS DE ELECCIÓN A LA SECRETARÍA GENERAL,
COMISIONES EJECUTIVAS Y CANDIDATURAS ELECTORALES

El artículo 3 de los Estatutos del PSOE sostiene que la organización del Partido se inspira, entre otros principios, en la “democracia como forma de participación y corresponsabilidad de los y las militantes en la vida del Partido” y declara “el respeto a la libertad de conciencia y a la libertad de expresión de cada militante”. De igual forma, el artículo 71 afirma que la elaboración de las listas de los candidatos y candidatas a las elecciones legislativas, municipales, autonómicas y diversos cargos públicos que se presentan“en nombre del PSOE a las instituciones, se basará entre otros principios en la igualdad de todos los afiliados y afiliadas para acceder a los cargos públicos”, en “la representatividad y proyección social de los candidatos y candidatas” y en “el principio del mérito que asegure la selección de los compañeros y compañeras más capacitados”.

Sin embargo, en la práctica, la elección de los órganos del partido se hace a través de delegados y delegadas que la militancia elige en listas cerradas y bloqueadas, con lo que disminuye el poder de decisión de éstos. Además, los candidatos no se eligen de forma directa por la militancia, si no que se aprueban listas propuestas por los comités correspondientes, en las que las posibilidades reales de participación de la militancia son mínimas, y el mérito y la proyección social de las y los candidatos no pueden ser evaluados por la militancia.

Con este sistema, la militancia puede sentirse alejada de los procesos electorales internos de las candidaturas, siendo difícil que éstas conecten con los sectores progresistas de la sociedad en los que se nutre el voto al PSOE. Para adaptar los procesos de elección de órganos internos y de candidaturas a los principios que figuran en los estatutos del partido son necesarios sistemas de elección directos y abiertos a la opinión de la militancia.

Con la pretensión de enriquecer los procesos de elección de las diferentes direcciones y candidaturas socialistas y acercar estas decisiones a la militancia, se propone que:

1.1. Los procesos de elección de las direcciones de las diferentes Comisiones Ejecutivas se iniciarán y promoverán desde el nivel más próximo al militante y simpatizante (es decir, las agrupaciones municipales o de distrito) hasta llegar al nivel más alto de representación orgánica del PSOE (la Comisión Ejecutiva Federal).

1.2. El sistema de elección de secretarios o secretarias generales en todos los niveles del partido (distrito, municipal, provincial o comarcal, nacional o regional y federal) será el de elecciones primarias con la participación directa de la militancia, es decir, sufragio universal, directo y secreto.

A esta elección, que se celebrará con anterioridad a los diferentes congresos, podrá proponerse como candidato cualquier militante que justifique un respaldo mínimo de la militancia, garantizando el partido la concurrencia de candidatos que enriquezcan el debate. En el caso que solo hubiera un candidato, éste será proclamado sin existir votación. Si hubiera más de dos candidatos y ninguno consiguiera superar el 50% de los votos de la militancia se habilitará una segunda votación a la que concurrirán los dos candidatos más votados de la primera, para garantizar que el secretario general recibe el respaldo de la mayoría de la militancia.

Así, se habilitarán mecanismos de voto anticipado para aquellos militantes que no pudieran estar presentes el día de la elección.

La designación de las Comisiones Ejecutivas, a propuesta del secretario general electo, así como el debate y modificación de estatutos y ponencia política, será competencia de los congresos pertinentes, en los que participarán los delegados elegidos en las agrupaciones en función de su militancia.

1.3. En la elección de candidaturas electorales a cargos institucionales (elecciones municipales, autonómicas o generales), los cabezas de lista serán elegidos en elecciones primarias por las y los militantes, a través de un sufragio universal, directo y secreto, y se habilitarán mecanismos para que los y las simpatizantes socialistas puedan participar de esta elección.

A éstas podrá presentarse cualquier militante que justifique un respaldo mínimo de la militancia, garantizando el partido la concurrencia de candidatos que enriquezcan el debate. Si existe solo un candidato será proclamado sin necesidad de producirse las elecciones. Si hubiera más de un candidato se articularán elecciones primarias, a doble vuelta si se presentaran más de dos candidatos, para garantizar que el cabeza de lista recibe el respaldo de la mayoría de la militancia. Se habilitarán mecanismos de voto anticipado para aquellos militantes que no pudieran estar presentes el día de la elección.

La totalidad de la candidatura electoral del PSOE a cargos institucionales, excluido el cabeza de lista ya elegido, se votará por elección directa de la afiliación, en listas abiertas. El número uno de la lista propondrá una candidatura, a la que podrá sumarse cualquier militante que justifique un respaldo mínimo de la militancia para tal efecto. Se  podrá votar a un máximo del total de representantes a elegir, ya fueran de la lista propuesta por el cabeza de lista o de la lista de militantes propuestos. Serán los candidatos más votados los que formen parte de la candidatura, ordenados en la lista en función del voto. Se habilitarán mecanismos que garanticen la paridad de sexos en las listas electorales resultantes.

2. MECANISMOS DE RENDICIÓN DE CUENTAS
DE LOS CARGOS ELECTOS DEL PSOE

Tanto los cargos públicos (externos), como los cargos orgánicos del partido (internos), deben rendir cuentas a la militancia de las acciones que llevan a cabo en el ejercicio de sus funciones. Para conseguir una mayor conexión entre cargos institucionales y orgánicos con la militancia, además de garantizar la  transparencia de los primeros ante la militancia y la sociedad, proponemos:

2.1. Mecanismos de comunicación entre electos y militantes y simpatizantes

Con ello se posibilita que el cargo electo pueda ejercer de forma directa su compromiso y responsabilidad ante la militancia, resolviendo todas las dudas que pudieran surgir, así como haciendo balance de su gestión y responsabilidad. Esta idea se concretaría en:

– Comunicación directa (presencial) en las agrupaciones.
– Comunicación a través de foros intranet, donde se posibilite un verdadero feedback entre los mismos
– Comunicación de las propuestas, mociones y preguntas que se realizan en los foros públicos, así como la publicación de la agenda de los distintos cargos del partido.
– Comunicación constante a través de redes sociales.

2.2. Mecanismos de control de cargos electos

Apelando a la responsabilidad que siempre implica la ostentación de un cargo y con el fin de que no existan cargos inamovibles, proponemos que se prevean mecanismos ágiles y eficaces de:

– Revisión del cumplimiento de las obligaciones o compromisos que conlleva el ejercicio de sus funciones como cargo electo, que debería presentar un balance de gestión con regularidad.
– Revocación del cargo por incumplimiento o mala praxis.

3. MEJORAR EL RÉGIMEN DE INCOMPATIBILIDADES DE
CARGOS INSTITUCIONALES Y CARGOS ORGÁNICOS

El artículo 72 de los estatutos federales afirma que los “afiliados/as del PSOE no podrán desempeñar simultáneamente más de un cargo institucional de elección directa, sin tener en cuenta a este respecto aquellos otros cargos inherentes o derivados del principal”. Nuestra propuesta consiste en apoyar el cumplimiento estricto de este artículo y remarcar que debe cumplirse sin excepciones con el objetivo de que los elegidos puedan dedicar el 100% de su tiempo al correcto desempeño de las competencias adquiridas, evitando la innecesaria acumulación de cargos para aprovechar el amplio caudal intelectual existente en el partido.

Asimismo se evitará al máximo que afiliados y afiliadas (además de las incompatibilidades específicas entre cargos y funciones que en los estatutos se establecen) puedan desempeñar más de dos cargos orgánicos ejecutivos, salvo que sean inherentes o derivados del cargo o función principal.

Damos por sentadas las obligaciones y el compromiso de los cargos electos del PSOE en el desarrollo de sus funciones tanto en los cargos institucionales como en los orgánicos, y apelamos al sentido de responsabilidad de los mismos. Por ello, solicitamos que, de forma voluntaria, revisen la compatibilidad del cargo ocupado cuando coincida con otro orgánico o institucional, teniendo en cuenta su disponibilidad para los mismos y las obligaciones que conllevan la correcta y responsable práctica del cargo ocupado.

4. INSTRUMENTOS DE GESTIÓN DEL CONOCIMIENTO, LA
FORMACIÓN Y LA INFORMACIÓN DE LA MILITANCIA  

En este sentido proponemos potenciar y consolidar las agrupaciones de distrito o municipales como el ámbito básico de participación de la militancia, como órganos consultivos de la acción política del partido y de sus representantes institucionales y orgánicos y para la formación de los y las militantes y simpatizantes.

Así, proponemos la correcta coordinación entre los diferentes niveles orgánicos (distrito, municipal, provincial o comarcal, nacional o regional y federal) e institucionales en el trazado de las acciones políticas, además de garantizar el flujo informativo y deliberativo que garantice la unidad discursiva imprescindible en toda organización y posibilite la correcta rendición de cuentas y control de cargos por parte de militantes y simpatizantes.

Una buena herramienta, entre otras, para garantizar lo anterior es la potenciación de las organizaciones sectoriales del PSOE, en los diferentes niveles orgánicos.

Las Organizaciones Sectoriales, según los Estatutos Federales, son “estructuras de participación directa de los afiliados y afiliadas del Partido Socialista Obrero Español en tareas de información, debate y propuestas relacionadas con las materias propias de su ámbito de actuación”. No obstante, en la actualidad son estructuras  que dan soporte a un sistema de representación progresiva y no de participación democrática y directa de los afiliados y afiliadas en los asuntos que les conciernen, desperdiciándose las aportaciones del importante capital humano participante y, al mismo tiempo, han devenido en estructuras desconectadas de la ciudadanía y de las demandas de la sociedad.

En la práctica, si la única función reconocida a los afiliados y afiliadas que se adscriben a una OOSS es la de votar a sus representantes o delegados en el órgano sectorial superior y, éstos a su vez en el órgano superior, es evidente que la participación directa se paraliza, cargando el peso en un modelo de democracia representativa que olvida su vinculación con los afiliados y afiliadas, no rinde cuentas, no extrae de los afiliados y afiliadas las propuestas y no explica los
procesos de toma de decisiones sobre las distintas temáticas de las OOSS.

En consecuencia, se requiere cambiar el modelo de las Organizaciones Sectoriales en su estructura, en sus funciones y definir sus contenidos tanto para la etapa en la que el PSOE es oposición como en la que ha de gobernar y para ello es necesario la participación directa de los afiliados y afiliadas del partido. En este sentido señalamos algunas condiciones imprescindibles:

– Toda persona afiliada al PSOE que desee formar parte de una OOSS adquirirá un compromiso de trabajo, participación, transparencia y eficacia. El hecho de ser afiliado al partido no obliga, necesariamente, a formar parte de una OOSS, aunque las direcciones potenciarán la participación en estos órganos.

– Las Comisiones Ejecutivas Municipales, Nacionales o Federales crearán Organizaciones Sectoriales de aquellos ámbitos que sean de su responsabilidad o competencia.

La coordinación de cada una de estas Organizaciones Sectoriales recaerá en el responsable del área de la Comisión Ejecutiva, como parte fundamental de su responsabilidad en dicha secretaría. En la Organización Sectorial se incorporarán necesariamente los responsables institucionales de cada área (concejales, diputados y asesores), los responsables orgánicos de los diferentes niveles (distrito, municipales, provinciales o comarcales, nacionales o regionales) además de todos aquellos militantes y simpatizantes que voluntariamente lo requieran y sean afines a la temática tratada.

La coordinación de cada una de las OOSS implica organización y planificación temática, calendario de elaboración de ponencias, argumentarios e información y elaboración de acciones políticas como redacción de preguntas, mociones o propuestas del área, además de campañas o acciones específicas. Así, garantizarán la rendición de cuentas por temas y contenido global de la OOSS ante los órganos correspondientes y ante el conjunto de la militancia.

De esta forma se garantiza la participación directa de militantes y simpatizantes, la visibilidad de las propuestas, con sus procesos de elaboración y la transparencia y eficacia de las mismas.

– En cuanto al funcionamiento, como órganos autónomos, se propone la flexibilidad en la incorporación de temas a las OOSS y en la constitución de nuevas OOSS. Las sedes de las agrupaciones de distrito podrán ser utilizadas como sedes de debate y elaboración de las ponencias propias de cada OOSS. Se ha de favorecer que las sedes de las agrupaciones de distrito sean a su vez sedes de las ponencias, donde se reúnan sus miembros (de distintas agrupaciones junto a los cargos orgánicos que se citan a continuación) y del mismo modo, prever su rotación de acuerdo con una temporalidad definida.

Todas las personas que integran una OOSS pueden representar a la misma (por elección directa de entre sus componentes para temas específicos) en el ámbito de ciudad, provincial, nacional o federal. La elaboración de cada ponencia implica la designación de portavoz  de la misma ante la persona que coordina cada OOSS.

5. MEDIDAS PARA FAVORECER LA PARTICIPACIÓN Y
COMUNICACIÓN DE MILITANTES Y SIMPATIZANTES

El PSOE ha fomentado siempre la participación de sus militantes y simpatizantes en debates, mesas redondas, jornadas y conferencias políticas, entre otras. Aunque reivindicamos el fomento de la participación directa, es decir la presencia física en reuniones y actos, debemos aprovechar los avances en las técnicas de comunicación e información para favorecer dicha participación e implicar a quienes tienen problemas de participación física y directa.

Para mejorar dicha participación debemos tener en cuenta lo siguiente:

– Aprovechar las redes sociales y las diferentes plataformas digitales, mejorar las ya existentes en el partido, la coordinación entre ellas, además de repensar las herramientas y sus potencialidades y la presencia colectiva en las mismas.

– Utilizar las agrupaciones de distrito o municipales, que son los espacios más próximos al militante, como centros de formación para militantes y simpatizantes en cuestiones que sean de su interés o de actualidad, y en especial en el uso de las herramientas digitales y la presencia en redes sociales.

– Garantizar un espíritu modernizador e innovador en la forma de hacer política y de estar presente en la sociedad, y no solo utilizar las herramientas o formas tradicionales.

– Los cargos electos institucionales y orgánicos deben dar ejemplo participando en las diferentes redes sociales, lo cual garantiza la comunicación con la afiliación y con el conjunto de la sociedad, facilita su posicionamiento social y ampliando su grado de conocimiento.

6. OFICINA DEL DEFENSOR DE LA MILITANCIA

Proponemos la creación de la Oficina del Defensor de la Militancia. El espíritu de esta propuesta es proveer a la militancia de una figura similar al Defensor del Pueblo o “Síndic de Greuges”, con el ánimo de facilitar la resolución o mediación ante una situación de conflicto entre militantes, de militantes con órganos o entre órganos, posterior a la consecuente presentación de una queja o consulta. Esta figura va más allá de la Comisión de Garantías y de Ética Federal, órgano del partido que hoy por hoy y con sus actuales competencias y asignaciones queda alejada y poco operativa para la militancia, así como no viene a cubrir todas sus necesidades.

Con la Oficina del Defensor de la Militancia, aquel o aquella militante que considere vulnerados sus derechos fundamentales reconocidos por los Estatutos, tenga conflictos en su respectiva agrupación o con las Comisiones Ejecutivas de distrito, municipal, provincial o nacional, o aquellos órganos que tengan alguna problemática con otros, pueda presentar reclamación ante esta nueva figura consultiva.

La función propuesta del mismo es que sea un órgano de consulta, un árbitro con la función principal de mediador entre la militancia y el órgano correspondiente de la queja referida. Asimismo constituiría un mecanismo de generación de información y revisión para la mejora de las formas de organización y gestión del mismo partido, sobre todo de cara a la militancia y simpatizantes.

Las características propuestas para dicho órgano son:

– Se nombrará una Oficina del Defensor de la Militancia en cada una de las Comunidades Autónomas, así como opcionalmente en aquellos municipios que se considere.

– El cargo se fundamentará en el prestigio y trayectoria de la persona propuesta, tanto dentro como fuera del PSOE.

– La “Oficina del Defensor de la Militancia” deberá dotarse de recursos propios para demostrar y hacer patente su independencia.

– El periodo de duración de la Oficina del Defensor de la Militancia debe ser necesariamente electo por más período que el congresual o no ser coincidente con la elección de las Comisiones Ejecutivas del mismo ámbito geográfico.

– La elección del cargo se hará a propuesta de las Comisiones Ejecutivas Nacionales o Regionales (o por la Municipal, en los casos que se contemplen), y tendrá que ser aprobado en los órganos correspondientes por una mayoría cualificada de 2/3 de los electores o, si se considerara, mediante sufragio universal entre toda la militancia.

– Dicho órgano deberá resolver las quejas siempre y en todo caso, dando traslado al órgano responsable del conflicto, obligándose a resolver y notificar su dictamen o resolución a ambas partes; así como informar a la Comisión de Garantías y Ética correspondiente.

– El Defensor del Militante emitirá un informe anual en el que se evaluarán las quejas de la militancia, así como las resoluciones por él tomadas. Dicho informe se hará llegar a los órganos colegiados del partido correspondientes, así como a toda la militancia.

CONSIDERACIONES FINALES

Las propuestas incluidas en este Documento persiguen dos objetivos fundamentales: en primer lugar, incrementar la democracia interna de nuestro partido, y con ello la participación de la militancia; y en segundo lugar, garantizar que el proyecto transformador socialista conecte mejor con la sociedad española, plural y diversa.

Por ello, el plantear estas ideas y propuestas concretas en favor de impulsar un PSOE más democrático, transparente, plural y participativo, no debe ser visto como una quimera o como un ideal inalcanzable, sino como un deber ético compartido por la dirección orgánica y la militancia socialista, desde la convicción de que la democracia interna real y profunda es, y debe ser, una seña de identidad del socialismo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s